Costos del transporte de cargas

Insumos atados al dólar y acuerdo paritarios

A diferencia de la desaceleración del primer semestre, los costos del transporte durante los últimos tres meses, incluido octubre, exhiben una fuerte tendencia alcista, situación que reduce la distancia con la inflación minorista. Mientras hasta julio la brecha acumulada con los costos era de 5 puntos, al tercer trimestre esa brecha se reduce a menos de 2 puntos. Preocupa a las empresas del sector los aumentos y la oferta de insumos atados al dólar.


26 de octubre de 2020  | Fuente: Fadeeac

Ciudad de Buenos Aires, 26 de octubre 2020. Según el Departamento de Estudios Económicos y Costos de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), el Índice de Costos del Transporte elaborado por la federación (ICTF), tendrá un piso del 3% para el mes de octubre como consecuencia de los aumentos en personal, combustible y neumáticos. De esa manera, al finalizar el tercer trimestre el total acumulado de aumentos para el sector es del 20,5% y considerando el mes de octubre se proyecta un piso 24%. No obstante esta tendencia a la aceleración desde el mes de agosto, en comparación con el 2019 ambos indicadores, costos de transporte e inflación minorista, se encuentran 15 puntos por debajo de los registros acumulados del tercer trimestre del año anterior (37,7 % en el caso del IPC y 35 % ICTF).

En relación a la inflación minorista (IPC), se achican las brechas entre ambos indicadores en comparación a meses previos: en septiembre, con un aumento del 2,8%, el total acumulado en los precios fue de 22,3%, con lo cual la brecha con los costos del transporte fue menor a los 2 puntos (los costos del transporte al mes de septiembre acumularon un 20,5%). Hasta julio, la distancia acumulada entre los costos y los precios rondaba los 5 puntos. En ese mes, el IPC acumulaba un 15,8%, mientras los costos del transporte un 10,7%. Respecto a los precios mayoristas, volvieron a marcar otra fuerte suba en septiembre de 3,7% y acumulan 18,9% al tercer trimestre, generada sobre todo por la recuperación de los precios de los hidrocarburos desde la segunda parte del año.

Hasta septiembre de este año, lideran los aumentos, patentes (57,9%), neumáticos (39,1%) y seguros (38,6%). Por el lado de los rubros que conforman las dos terceras partes de la estructura de costos del sector, personal, está traccionando en mayor medida, en tanto que el combustible, su reciente suba constituye la tercera del año en poco menos de dos meses, luego de que el gasoil no sufriera modificaciones entre enero y julio. Aún con dicho incremento la suba del gasoil está girando en torno al 10 % en el transcurso de 2020 (incluyendo octubre), teniendo en cuenta la estabilidad del precio internacional (Brent en torno a U$D 40-43) y el actual mantenimiento de la política cambiaria. El menor aumento relativo del combustible, principal insumo del transporte de cargas, está moderando un mayor incremento del ICTF en el año 2020. Cabe recordar que los aumentos récord en los costos del transporte en los dos años previos, 2018 con 61,5 % y 2019 con 47 %, se corresponden con los 14 aumentos del gasoil en 2018 y de 12 en 2019. En 2018 el precio del gasoil llegó a aumentar un 77 %, a partir del esquema de desregulación y alineamiento a los precios internacionales desde octubre de 2017.

“Venimos notando con gran preocupación la falta de insumos propios para nuestro sector, como son los neumáticos que, además, vienen teniendo un alza importante de precios que llega al 40% en lo que va del año. También preocupa, incluso, la demora en la entrega de unidades nuevas de camiones. Entendemos que la inestabilidad en la macro, sobre todo con el tipo de cambio y las demoras en las importaciones, genera este tipo de situaciones que repercuten negativamente en nuestro sector”, sostiene Martín Borbea Antelo, secretario general de FADEEAC.

Por el lado del IPC, con un aumento acumulado de 22,3% en el transcurso del año (enero-septiembre) se destacan, entre los rubros de mayor incidencia en la inflación, prendas de vestir y calzado (40,2%), alimentos y bebidas (26,5%) y restaurantes y hoteles (22.1%), marcando de esta manera una diferencia en torno a 15 puntos menos con relación al registro de inflación de 2019 (37,7%).