Continúa la instalación de depuradores y los buques portacontenedores llevan la delantera

La instalación de depuradores de emisiones y el aspecto económico que implica la utilización de esta tecnología fueron uno de los puntos más candentes en la industria del transporte marítimo antes del 1° de enero de 2020, cuando se presentaron las reglas globales de la Organización Marítima Internacional (OMI) que limitan el contenido de azufre en los gases de escape. 

18.08.2020 18:06 |  Fuente: Comex-Online

La industria de buques portacontenedores se convirtió en el sector que más depuradores de emisiones instaló en la industria de la navegación de carga comercial superando a la flota de buques petroleros, según un nuevo informe presentado por BIMCO (asociación marítima de armadores, fletadores y agentes marítimos). Según BIMCO, los buques portacontenedores con una capacidad de carga colectiva de 5,3 millones de TEU ahora están equipados con un sistema de limpieza de depuración de emisiones (scrubber) para eliminar óxidos de azufre (SOx) de los gases de escape.

BIMCO desglosa así las cantidades de depuradores instalados por sector, incluidas las instalaciones pendientes y la construcción de nuevos buques que se equiparán con esta tecnología: cerca del 32 % de los buques portacontenedores (8 millones de TEU); aproximadamente el 31 % de los buques petroleros (141 millones de DWT); y un cuarto de la capacidad de los graneleros (226 millones de DWT).

“Los armadores que pueden acceder a la compra de depuradores, lo han hecho en gran medida y orientaron sus inversiones principalmente a tipos de buques de alto consumo”, expresó Peter Sand, Jefe de Analistas de Embarques de BIMCO. 

BIMCO informó que el 13 % de los tipos principales de buques cargueros está equipado con scrubbers y que los buques de mayor tamaño, que de por sí consumen mayor cantidad de combustible, son los que adoptaron la tecnología, a diferencia de los buques de carga comerciales de menor tamaño y los buques de enlace.

En la actualidad, aproximadamente el 30 % de los grandes buques petroleros (VLCC) y los buques Capesize se encuentra equipado con scrubbers y BIMCO estima que, hacia fines de 2020, esa cantidad se habrá incrementado en un 5 % adicional. En el caso de los portacontenedores post Panamax, la proporción supera el 40 % y es probable que llegue al 50 % para fin de año.

A pesar de los informes recientes que cuestionaron si los armadores podrían seguir instalando depuradores de emisiones a bordo de sus buques, BIMCO informa que la tendencia continúa. Además, informan que existen 429 acondicionamientos pendientes que representan 1,5 millones de TEU. La mayoría de las adaptaciones se observa en los sectores de buques portacontenedores y de cargas secas a granel, mientras que el uso de depuradores en los petroleros se observa, en su mayoría, en los buques recién construidos.

La reducción de la brecha de precios entre el combustible con alto contenido de azufre y el combustible con bajo contenido de azufre que experimentaron los mercados contribuye al debate financiero instalado.

La decisión de cumplir con las nuevas reglas que limitan el contenido de azufre sin instalar depuradores requiere que los buques utilicen combustible con contenido reducido de azufre. A partir del 1° de enero de 2020, la industria refinadora de petróleo global abasteció al sector naviero principalmente de combustible con bajo contenido de azufre, con el destilado más costoso (gasoil marino) en un distante segundo lugar.

“El debate sobre los aspectos económicos de los depuradores ha quedado de lado en este año 2020 en curso, en el que toda la atención se centra en el COVID-19 y en la forma en la que el virus impacta en la actividad. Se mantienen las realidades económicas y los obstáculos técnicos con los que la industria lidia a diario”, expresó Sand. “El ahorro de costos es fundamental y aunque se está equipando a una gran parte de las flotas con depuradores de emisiones, la mayoría sigue funcionando sin ellos”.