Aporte de la OMI para mitigar el impacto del derrame de combustible del buque Wakashio en la Isla Mauricio

La OMI continúa apoyando los esfuerzos internacionales para atender el derrame de combustible en la Isla Mauricio ocasionado al partirse el buque Wakashio. La Organización Marítima Internacional (OMI) y la Oficina de las Naciones Unidas de Coordinación de Asuntos Humanitarios (ONU OCAH) designaron en forma conjunta a un experto para asesorar al Gobierno de la Isla Mauricio con la finalidad de mitigar del impacto sobre el medio ambiente y las comunidades costeras.

18.08.2020 18:02 |  Fuente: Comex-Online

El experto en derrames de combustible se encuentra en el lugar desde el 12 de agosto. Brinda su asesoramiento técnico, participa de las visitas al sitio y de las reuniones operativas y actúa como nexo entre las diferentes partes interesadas en los esfuerzos de respuesta al derrame.

Los informes indican que la mayor parte del combustible a bordo del Wakashio se había extraído antes de que el buque se partiera en dos el sábado 15 de agosto. Se estima que se extrajeron más de 3.000 toneladas de petróleo, aunque todavía quedaba combustible en la popa.

Las operaciones que se están realizando en el lugar se centran en el rescate y la remoción del buque, en la recuperación constante del combustible flotante y el saneamiento de la playa. El área afectada se ubica en una zona muy sensible que incluye el Parque Marino Blue Bay, Ile aux Aigrettes y los sitios Ramsar. 

Kitack Lim, Secretario General de la OMI, declaró: "Quisiera felicitar a todos los que participan en los esfuerzos internacionales para brindar su apoyo al Gobierno de Mauricio y para mitigar el impacto del derrame de combustible del buque Wakashio".

"Espero que se lleve a cabo una investigación completa del incidente, de modo que los resultados y los hallazgos se presenten ante la OMI y podamos actuar sobre la base de las recomendaciones que nos hagan", agregó Lim. 

La OMI sigue colaborando con otras entidades de la ONU, incluidos la OCAH, el PNUD y el UNOSAT, así como otros interesados que participan en los esfuerzos conjuntos para dar respuesta a la situación. Algunos países, entre ellos Francia y Japón, también están prestando su colaboración a Mauricio, que activó su plan de contingencia nacional ante derrames de combustible.

Junto con la OMI y la OCAH, el armador del buque y la Federación Internacional Anticontaminación de Armadores de Buques Tanque (ITOPF) también movilizan expertos en derrames de combustible y medio ambiente. El armador del buque designó a la compañía SMIT Salvage para monitorear las operaciones de rescate.

El régimen de compensaciones y responsabilidad de la OMI se encuentra en juego en parte en ocasión de este incidente. El buque Wakashio cuenta con el seguro obligatorio que impone el Convenio Bunkers de 2001 respecto de reclamos por contaminación y daños hasta los límites aplicables según los instrumentos pertinentes (incluido el Convenio LLMC) y la legislación nacional vigente. Teniendo en cuenta que se trata de un buque granelero, no se aplican a este caso otras convenciones internacionales específicas sobre el daño por contaminación causado por buques tanque (como el régimen de los FIDAC). 

El Wakashio encalló el 25 de julio en un arrecife natural en Pointe d’Esny, en la costa sudeste de la Isla Mauricio y comenzó a derramar combustible luego de quedar expuesto a condiciones climáticas severas. Se estima que el buque llevaba a bordo 3894 toneladas de combustible con contenido reducido de azufre, 207 toneladas de diesel y 90 toneladas de aceite lubricante.