“Pasaron 36 años y por suerte las cosas han cambiado para mejor en el Río en lo que a navegación se refiere”

Marcelo Seillant, Ingeniero civil y portuario con extensa experiencia, repasa la historia de la vía navegable de San Martín al Océano. Desde 1990 se desempeña como perito en accidentes de buques y el inició de su carrera en las vías navegables se remonta al año 1983, en los comienzos de la democracia.

27.07.2020 08:37 |  Marcelo Seillant  | 

La principal problemática en esa época giraba en torno a la imprevisibilidad de la Ruta Navegable. El Ingeniero comentó que en el año 1984 la Dirección Nacional de Construcciones Portuarias y Vías Navegables elaboró un informe donde se pretendía exponer las “Características Generales del Sistema de Transporte y Almacenamiento Afectado a la Exportación de Granos¨.

“El informe decía que aprovechando 3’ de marea durante aproximadamente 5 horas dos veces por día los buques podían navegar con 32’ de calado. El texto aclaraba que ´… aun cuando estos pueden tocar casco en el fondo del canal, situación factible por el material que constituye el canal que es de naturaleza arcillosa´. Hoy este tema ya no debería ser así”, explicó Marcelo.

En cuanto al informe, hizo referencia a una a una aclaración que le resultó una “anécdota simpática” sobre el C Punta Indio y decía lo siguiente: “… el cero está determinado por los bancos aledaños al canal que tienen una cota de -20 pies” y al respecto agregó: “Ya no recordaba este detalle simpático de cómo se las ingeniaban en ese entonces”. Cabe aclarar que el Canal Intermedio tenía las mismas profundidades o un pie más que el Punta Indio.

En lo que refería al Canal Mitre, el informe detallaba que “… en la actualidad solo permite el paso de buques con 26’ de calado, aun cuando en su origen fue construido con una profundidad de 32’ al cero en un ancho algo menor a los 140 m”. Como puede observarse en el cuadro, se muestra que en el km 17,9 del canal el ancho navegable era de 80 m para 26’ de calado. “El canal había tenido una recuperación después de la creciente extraordinaria del año 1983 que lo había dejado en solo 18’”, aclaró Seillant.

El Canal Martín García que actualmente, junto a otras obras de infraestructura, permite la navegación por el río de la Plata a las embarcaciones de gran porte, “presentaba condiciones similares con calados de 24’ pero no más de 40 m de ancho. En teoría imposible para la navegación de un PANAMAX”, detalló el Ingeniero.

“En lo que refería al Rio Paraná de las Palmas se permitía el paso de buques con un calado máximo de 28’. El Río Paraná había sufrido la creciente y el Paso Alvear (Km 407,5 -408,5) se encontraba con 18’ y dependía de las alturas de agua del río en Rosario. Sumándole 8’ de altura del río en Rosario y restándole los 2’ de calado de margen bajo quilla los buques podían navegar solo con 24’ “, finalizó Marcelo aportando interesantes datos sobre la historia en la Vía Navegable de San Martín al Océano.