Cómo buscará Argentina encarar los convenios externos del Mercosur

La Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, por primera vez en la historia, se realizó de forma virtual por medio de videoconferencia debido a la pandemia de coronavirus. El presidente Alberto Fernández participó desde la residencia de Olivos, donde estuvo acompañado por el canciller Felipe Solá y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Cuál es la posición del país con respecto al Mercosur.

02.07.2020 16:31 |  Fuente: Cancillería

El Presidente argentino dijo que América latina está llamada a ser una región integrada y que hay que buscar un destino común. "Somos el continente más desigual en la distribución del ingreso, y nos toca afrontar ese desafío sabiendo que estamos ante la mayor crisis mundial”, describió. 

La Cumbre contó con las exposiciones además de los presidentes de los estados partes del bloque, Mario Abdo Benítez de Paraguay; Jair Bolsonaro de la República Federativa del Brasil, y Luis Lacalle Pou, de la República Oriental del Uruguay.

También expusieron los mandatarios de los Estados asociados Jeanine Añez del Estado Plurinacional de Bolivia; Sebastián Piñera de Chile, e Iván Duque Márquez de Colombia.

Fueron invitados especiales el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidente de la Comisión Europea, Josep Borrell, y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno.

Durante el encuentro virtual se presentó un informe sobre la presidencia Pro Témpore de Paraguay, que dejó ese lugar para que sea ocupado por Uruguay para un nuevo período de seis meses.

El presidente Alberto Fernández destacó esta mañana la “necesidad de que integremos una Nación única a nivel regional” para enfrentar el desafío de “construir un mundo más equilibrado”. 

La mirada argentina en la LVI Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común (CMC) del Mercosur

Por su parte el Canciller argentino había expresado antes en la reunión ordinaria del Consejo del Mercosur que la política del país será: “Ni abrirnos inocentemente ni cerrarnos anacrónicamente” al referirse a la agenda externa del bloque.

Entre sus declaraciones que reflejan la postura argentina destacamos: 

“Nosotros ya dijimos que no nos vamos de ninguna mesa de negociación, que mantenemos las negociaciones"

“No queremos acelerar. Con pandemia el daño es aún mayor que antes y la incertidumbre continúa”. 

“No podemos perder de vista ni la reactivación del tejido industrial y comercial, ni el mercado ni interno ni su asociación con la posibilidad de exportar y garantizar la preservación y creación de empleo, preparando ya, desde ahora, el corto plazo al salir de la pandemia”.

Recomendó mirar las exportaciones de alimentos, no porque sean la salida única y definitiva sino “porque están más rápidamente al alcance de la mano que otros sectores”.

En ese marco, explicó: “Hay dos miradas muy distintas del Mercosur, y las dos son legítimas y dignas de ser discutidas. Una, la mirada argentina, es pensar el Mercosur como un lugar que debe ser integrarse mucho más, dentro de sus países y a nivel del comercio intra-Mercosur y de los flujos de intercambio científico y cultural. También es una mirada argentina negociar con el resto de los países que no integran el Mercosur.” Explicó que primero debe producirse un aumento de la integración “en todo el sentido de la palabra (física, cultural o comercial) para hacer más sólidas nuestras economías, mientras nos preparamos para alcanzar un nivel tecnológico mayor”.

“Hay otra mirada que ve al Mercosur como plataforma para buscar la inversión de las cadenas de valor globales”, contrapuso. “Esa mirada piensa que ya estamos listos y que podemos constituirnos en plataforma.”

Sobre el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea firmado bajo la administración anterior dijo: “Es estratégico para ellos y va más allá de lo comercial. Por eso debe ser aprobado por los parlamentos. De ellos y nuestros. Es un acuerdo entre dos espacios regionales que tienen como ningún otro caso a nivel global una gran y amplia agenda de coincidencias, en valores y en instituciones y sociedades democráticas, en materia de plena vigencia de los derechos humanos, de igualdad de oportunidades sin distinción de raza, de culto, de género, de posición social y cultural. Y ahí está uno de sus activos más fuertes del acuerdo. Tenemos mucho para ganar con equilibrio y cooperación. Un acuerdo de asociación; no un acuerdo comercial solamente”.

En cuanto a Mercosur como proyecto manifestó: ”Unidad es integrar. No significa pensar igual o tener la misma política económica. No. No significa ver el mundo de la misma manera. Somos democráticos, y los gobiernos cambian. Pero queda el Mercosur, que es la política de Estado para la Argentina, que no quede duda, y para nuestro país también el proyecto más importante que ha perdurado más allá de los gobiernos en los últimos casi 30 años”, concluyó.