Logran el uso continuo más prolongado de biocombustibles en la industria marítima

Así lo registró una draga de Jan de Nul que navegó 2 mil horas con biocombustible de segunda generación renovable a bordo. "Este biocombustible marino sostenible no es sólo una solución ecológica, también es un combustible de alta calidad para operar nuestros motores" destacaron desde la empresa. 

19.06.2020 14:01 | 

El Grupo De Nul ha completado, en colaboración con MAN Energy Solutions y GoodFuels, 2.000 horas utilizando aceite de biocombustible (BFO) de segunda generación, ciento por ciento renovable a bordo de la draga de succión Alexander von Humboldt.

El buque  Alexander von Humboldt logró una reducción de las emisiones de CO2 en un 85 por ciento, reutilizó el biocombustible mientras realizaba trabajos de dragado de mantenimiento en los puertos marítimos flamencos y el Reino Unido.

Michel Deruyck, Jefe de Energía del Grupo Jan De Nul, dijo: “Exploraremos más el uso de biocombustible en otros buques y continuaremos con el objetivo de lograr la descarbonización dentro de nuestro negocio. También es primordial involucrar a nuestros clientes para cumplir con estas ambiciosas reducciones de carbono, ya que ciertamente no es la opción más económica de la industria de suministro de combustible dominada por fósiles. Además, esta solución de transición de biocombustibles debe ser una fuente de energía primaria sostenible. Estamos abiertos a todas las demás fuentes de energía primaria sostenibles, pero por el momento la mayoría de ellas no son competitivas financieramente dentro de los marcos regulatorios existentes ”.

GoodFuels introdujo el BFO ​​en 2018. Fue el primer biocombustible equivalente de combustible fósil de segunda generación marino, que se deriva completamente de materia prima de residuos sostenibles en línea con la última directiva europea de energía renovable. GoodFuels introdujo el BFO ​​como una solución creíble basada en el carbono para acelerar la transición energética.

Michel Deruyck, jefe de Energía del Grupo Jan De Nul, dijo: “Con nuestra elección de este biocombustible marino sostenible, queremos demostrar a los gobiernos y a nuestros clientes que si tienen ambiciones climáticas e incorporarlos en los procedimientos de selección, la industria está listo para eso. Es muy importante ahora que se sigan las políticas y regulaciones correctas para aprovechar todo el potencial de BFO. La investigación sobre los combustibles del futuro es útil, pero no debería impedirnos usar soluciones sostenibles ya disponibles hoy para la transición energética tan necesaria dentro de la industria del transporte marítimo”.