La intención de AGP es lograr una extensión de las concesiones en el Puerto de Buenos Aires

Semana de negociaciones contrarreloj. Vencen las concesiones este viernes 15 de mayo en el puerto de Buenos Aires, en el medio de una puja comercial entre las terminales que allí operan. Se está tratando de encontrar una solución global al problema y por parte del Gobierno confían en que se llegará a un entendimiento. Mientras no lo haya, AGP continuará el puerto bajo otra figura jurídica a partir del sábado próximo y ya se lo han notificado a los concesionarios. 

12.05.2020 16:39 | 

Conversamos en exclusiva con el gerente general de la Administración General de Puertos (AGP), José Beni, quien nos informó que la idea es ir hacia una extensión de las concesiones de las terminales en el Puerto de Buenos Aires "queremos lograr un tiempo prudente y poder así garantizar una licitación de las nuevas terminales y una traspaso ordenado en un plazo aproximado de dos años."

En eso trabajan intensamente desde el Gobierno en estos días y confían en llegar a un acuerdo. 

El panorama no es sencillo, el puerto viene de una recesión económica, ahora está el vencimiento de las concesiones de sus terminales, se suma también una puja comercial de las empresas que modifica el equilibrio del puerto, todo eso en el medio de la pandemia por coronavirus. 

En ese marco, AGP debe oficiar de "equilibrista" para defender las fuentes de trabajo, la actividad del puerto y tratando de conformar a todos los actores.

-¿Qué va a pasar con el vencimiento de las concesiones de la terminales esta semana? ¿Se van a extender la concesiones? 

-José Beni:  La intención de AGP es lograr una extensión de las concesiones. Todavía no hay nada cerrado, estamos todos los días con reuniones tratando de encontrarle una solución global al problema. Confío en que lleguemos a un entendimiento en breve. 

Mientras no lo haya, nosotros vamos a continuar el puerto bajo otra figura jurídica a partir del sábado próximo y ya se lo hemos notificado a las concesionarios. Les damos un plazo para que se manifiesten, informándole las nuevas condiciones a partir del 16.

-¿Qué impacto a va tener ahora el 15 de mayo además el cambio del servicio de Maersk que pasa de TRP a Terminal IV?

J.B.: Por eso, en el medio se mezcla toda esa puja, con decisiones comerciales de las empresas que quieren cambiar un servicio, y en ese marco las terminales no están todas de acuerdo en continuar. Terminal IV ofrece algún tipo de solución pero no terminan de conformar. De todos modos, todavía no hay nada definitivo.

¿Cómo va a funcionar el puerto después del 15 de mayo? 

-J.B.: Estamos expectantes, si no logramos un acuerdo entre todos los actores que permita sostener la actividad y las fuentes de trabajo, vamos a tener que empezar nosotros como autoridad portuaria a marcar las pautas del funcionamiento. 

-Por otro lado, ¿cuál es la situación con respecto al predio que se anexó a Terminal IV en la gestión anterior, se trata de una gestión irregular? 

-J.B.: Hay un expediente iniciado denunciando la ilegitimidad del acto administrativo. Nos los presentaron hace 20 días y eso está en estudio dentro de la AGP, está en trámite, porque hay un acto administrativo que ha sido impugnando. 

¿Cómo impacta ahora toda esta crisis que se suma por el coronavirus y la cuarentena?

-J.B.: A nosotros en diciembre del año pasado nos dejaron un país en recesión, practicamente quebrado, y el coronavirus agravó toda esa situación, porque hay poca carga. A partir de ahí es que vienen las pujas entre empresas, que tiene que ver con retener trabajo.

Por el coronavirus tuvimos además que dedicarnos en exclusiva a temas vinculados con la pandemia, con nuevos ritmos de trabajo, teníamos cruceros con pasajeros varados, es decir toda la empresa tuvo que dedicarle mucho esfuerzo, si bien nunca dejamos de trabajar en el tema terminales. 

En AGP nos toca cuidar las terminales, la actividad portuaria, y como parte del Estado en general no podemos desatender las consecuencias que todo esto puede traer.

¿Qué medidas están tomando ustedes para poder sostener su infraestructura? Por ejemplo ahora hubo anuncios para los depósitos fiscales

-J.B.: Si, los depósitos fiscales están sufriendo la merma de carga también. Es una actividad que no ha sido cerrada en estos dos meses, porque estuvieron siempre habilitados para trabajar. Nosotros ahora le hemos dado un beneficio de un 20 por ciento sobre las tasas de alquiler, con tres meses de espera y seis meses de cuota. Ese ha sido el aporte del Estado, ahora ellos tienen su parte de obligación, en que tienen derecho a los beneficios en tanto no tengan despidos y suspensiones. 

Pero hay que entender que todas las medidas que se tomen, ya sea desde el Estado o de las empresas, siempre van a ser insuficientes para todos. Tenemos que buscar el equilibrio entre todas las partes. 

Pasado este problema de las terminales, tenemos pensado convocar a todos los actores del puerto y ya empezar a pensar cómo salimos adelante en los próximos meses. Creemos que si no nos reunimos o discutimos integralmente no llegamos a ningún lado. El país en su conjunto está viviendo una situación difícil, y cada ámbito tiene que buscar soluciones para ver cómo mitigan la crisis y para levantar la actividad después. 

Ahora viene también la licitación por el dragado de la hidrovía, ¿cómo se proyecta el puerto de Buenos Aires, junto con Tecplata, Exolgan en todo ese esquema logístico?

-J.B.: Eso se está trabajando en el ámbito del Ministerio de Transporte y con la Subsecretaria, sin dudas los puertos de contenedores metropolitanos somos actores importantes de la hidrovía y por lo tanto estamos, y vamos a seguir, involucrados en el tema.

Los sindicatos buscan el equilibrio

Por el lado del sindicalismo portuario, dialogamos sobre el tema con Roberto Coria, secretario General del Sindicato de Guincheros.

Explicó que la postura de los trabajadores es que se realice una extension de las concesiones, pero con una condición primordial, y es que se mantengan las cargas distribuidas como hasta el momento, "porque nosotros estamos convencidos que ese desequilibrio que se va a generar ahora el 15 de Mayo, va a traer desempleo" advirtió.  

La información que manejan, es que el Gobierno les va a dar en carácter de "permisionarios" a las terminales el nuevo pliego de licitaciones, con la opción de que la AGP pueda realizar el giro de buques y cargas dentro de lo que considere lo mejor para mantener un equilibrio y se mantengan los puestos de trabajo, y eso es resistido por la línea marítima.

Sobre la situación actual del movimiento portuario consideró que si bien hacia el Norte hoy la carga está complicada, sobre todo por el tema de la bajante del agua, el Sur está trabajando bien, "Maersk (la naviera que se encuentra dentro de la disputa por el servicio en las terminales) está operando con buques de pesca, de lana, y productos que se pueden trasladar hacia Europa desde Buenos Aires o Montevideo. Acá hay dos realidades. Por eso nosotros consideramos que hay una actitud arbitraria de que estemos discutiendo uno o dos barcos, porque es insignificante ese movimiento dentro del volumen de actividad que ellos manejan. Entonces por un tiempo deberían mantenerse, hasta que se hagan los pliegos de licitacion, para defender los puestos de trabajo." 

Finalmente consideró "sabemos que estamos todos en medio de una crisis, que las cargas han mermado en todo el mundo, que hoy hay una sobre oferta de muelle, con una demanda muy acotada, pero en algún momento la actividad se va a reactivar porque tenemos un activo muy importante que es la producción y el potencial del país y eso tarde o temprano va a recuperarse" concluyó.