Importadores preocupados por el retiro de Argentina de la agenda del Mercosur

Desde la cámara de importadores explican que el efecto más concreto es que los restantes socios (Brasil, Paraguay y Uruguay) podrán continuar con una activa agenda externa negociadora mientras que la Argentina queda afuera. Esta posición no se corresponde con la Decisión de Consejo del Mercado Común 32/2000 que establece que los Estados Parte negocian acuerdos comerciales en forma conjunta con terceros países o grupos de países.

29.04.2020 12:52 |  Fuente: CIRA

La decisión saca a la Argentina de una mesa en la que estará depositada buena parte de la futura energía política del Mercosur, con la consecuente pérdida de intensidad en la relación con los socios en términos integrales.

Argentina se retiró de las negociaciones externas del Mercosur, tanto de las que se encuentran en curso (Canadá, Corea del Sur, Singapur y Líbano) como de las futuras. Según lo informado, la decisión no afecta los acuerdos concluidos con la Unión Europea (UE) ni con la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA). Tampoco implica la salida o la suspensión de Argentina del bloque.

Sin embargo, el efecto más concreto es que los restantes socios (Brasil, Paraguay y Uruguay) podrán continuar con una activa agenda externa negociadora mientras que la Argentina queda afuera. Esta posición no se corresponde con la Decisión de Consejo del Mercado Común 32/2000 que establece que los Estados Parte negocian acuerdos comerciales en forma conjunta con terceros países o grupos de países.

En este sentido, la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) considera que esta decisión debe ser reconsiderada por los siguientes motivos:

El gobierno de Argentina basó su decisión en el posible impacto de estos acuerdos sobre la industria nacional, sus empresas y el empleo. Debe notarse que el 80 % de las importaciones de Argentina se destinan a la producción a través de bienes de capital, insumos intermedios, piezas y accesorios. Eso convierte a las compras externas en insumos fundamentales para la producción de bienes transables y para el mercado interno.

Nuestro país tiene un coeficiente muy bajo de participación en el comercio internacional: sus importaciones de bienes y servicios solo representaron un 15% del PBI en 2019, lo que la ubica entre las seis economías más cerradas del mundo.

Asimismo, las importaciones argentinas de bienes culminaron el año 2019 en 49.125 millones de dólares, el menor nivel desde la crisis de 2009. Además, las importaciones acumularon veinte meses de caída interanual en marzo de 2020.

Si Argentina se quedara fuera de los acuerdos del Mercosur con terceros mercados, perdería ventajas tales como desgravaciones arancelarias y otras mejoras en el acceso a mercados de los nuevos socios extrazona. A su vez, perdería las preferencias arancelarias en el mercado regional y en Brasil (su principal socio comercial), ya que se verían erosionadas por nuevos acuerdos de los cuales Argentina no formaría parte.

Asimismo, todos los Acuerdos que se están negociando contemplan cláusulas de escape que permiten la posibilidad de incluir productos como excepciones, acordar condiciones especiales de acceso a los mercados y aplicación de medidas de salvaguardia.

Por otra parte, la medida adoptada por Argentina luce cuanto menos apresurada, ya que de acuerdo con la información que se dispone las citadas negociaciones no se encuentran tan avanzadas como para entrar en la fase final, tanto en lo que se refiere al ámbito de productos como a los textos.

También es necesario aclarar que el COVID-19 es una pandemia de orden global que afecta a la mayoría de los países y está provocando en consecuencia un enlentecimiento en el ritmo de negociación de la mayoría de los Acuerdos Preferenciales.

Argentina necesita más comercio internacional, mayor vinculación con el mundo y más acuerdos comerciales para recuperar un sendero de crecimiento económico sostenido. Un Mercosur fortalecido y los acuerdos comerciales del bloque con el mundo constituyen una plataforma para mejorar la inserción internacional de Argentina. Por ello es necesario fortalecer la capacidad negociadora de nuestro país, plantear las prioridades de Argentina en el Mercosur y hacerlas valer en la mesa de negociación.