Proyecto argentino que propone la construcción de un innovador buque antártico a GNL gana premio internacional

La competencia fue realizada por la Organización Mundial de Ingenieros Navales con la propuesta de desarrollar un buque útil para la región.

Estudiantes argentinos de ingeniería naval, de la Universidad Tecnológica Nacional, lograron el primer puesto, destacándose incluso por sobre importantes estudios navales internacionales.

12.03.2020 14:41 |  Lic. Carolina Porto  | 

Una muestra del talento argentino en materia de desarrollo e innovación es la de estos jóvenes estudiantes que desde una universidad pública lograron el primer premio en la competencia Dr. James Lisnyk que impulsa la Society of Naval Architects and Maritime Engineers -SNAME- una prestigiosa entidad cuya sede está en Washington.

Esteban Escudero, es estudiante de ingeniería naval en la Universidad Tecnológica Nacional -UTN-, está en su último año de la carrera y junto con un equipo académico presentaron en 2019 un proyecto con el desarrollo de un buque que funciona a GNL para realizar el aprovisionamiento logístico en la Antártida. En diciembre pasado les anunciaron que resultaron ser los ganadores del concurso. 

El modelo estructural que tomaron lo basaron en un buque que tenía el país para realizar ese trabajo, que fue el Bahía Paraíso.

"Decidimos relacionar el buque con la Antártida, y a su vez tomamos un recurso muy importante que tiene Argentina que es el GNL. Así, empezamos a investigar sobre el tema, descubrimos que ya hubo un buque dedicado a la logística en la Antártida, investigamos las características de la embarcación y pensamos las mejoras que le podíamos hacer, por ejemplo ponerle propulsión eléctrica" nos explicó Esteban. 

Al referirse al mayor desafío del proyecto, consideró que si bien colocaron motores eléctricos que van por debajo del agua, la innovación más interesante fue justamente la de proponer un buque a gas natural licuado, en relación con todo lo que se podría hacer en el país gracias a las reservas de Vaca Muerta.

"El GNL ya está siendo utilizado por buques en el exterior, acá tenemos un ejemplo que es el de Buquebús. Hoy vemos que la oportunidad en Argentina está en poder relacionar el gas natural licuado, porque es la mejor alternativa en combustible para reducir emisiones, bajar el costo, es seguro y encima lo tenemos acá" destacó. 

Asimismo, contó que tuvieron en cuenta también las recomendaciones de la Organización Marítima Internacional -OMI- que exige a los buques reducir las emisiones de azufre a partir del 1 de enero del 2020.

Consultado respecto a cómo plantearon la carga de GNL y la autonomía del buque, aclaró que si bien la logística del GNL sin dudas se tiene que desarrollar más, este buque fue planteado con 50 días de autonomía, "que alcanza para la campaña antártica, en donde más allá de la navegación, el barco tiene que estar de tres a cuatro días en cada base. Es decir, posee una capacidad suficiente de combustible para recorrer las bases de la zona Este de la península, volver a recargar a Ushuaia y partir a recorrer las bases de la zona Oeste. Sólo en un eventual caso, de tener que ir a la Base Belgrano II, que es la que está más lejana al sur, puede hacerlo en un sólo viaje." 

De todas formas consideró que el desarrollo de más infraestructura para la carga del GNL "sin dudas va a venir" sobre todo por todas las ventajas que trae, por ejemplo un ahorro operativo de un 75 por ciento. Actualmente la planta más cercana que funciona de esta manera es "Galileo", que aprovisiona con GNL a Buquebus para su buque Juan Pablo II y está ubicada en San Vicente, provincia de Buenos Aires. "Ese es un ejemplo de la logística ya funcionando, en ese caso se trata de una planta privada, pequeña, pero toma gas de la red, lo licúa y a través de camiones se lleva a Puerto Madero, donde está Buquebús."

Por último, se refirió a las posibilidades de la industria naval argentina y la salida laboral que visualiza en el contexto actual. Pese a la crisis económica su mirada es optimista. En tal sentido recalcó que "Argentina tiene todo el potencial, tanto la capacidad de profesionales, como las instalaciones para hacer ésto, y mucho más. Es una pena que no se puedan aprovechar los recursos que tenemos. Este buque fue pensado teniendo en cuenta necesidades futuras, de acuerdo con nuestro potencial, porque no sólo trae beneficios económicos, sino también ecológicos, así que creemos que es lo que viene en construcciones navales" concluyó.