Analizan modificaciones para los plazos por pagos anticipados de importación

Para los importadores, la medida que analiza el Banco Central  traería alivio a todo el sector del comercio exterior.

20.11.2019 13:44 |  Fuente: CIRA

La Comunicación del BCRA "A" 6818, publicada el 28 de noviembre, generó una importante cantidad de dudas a todo el sector importador por las dificultades que la normativa impone en ciertos plazos y procedimientos para realizar pagos al exterior.

En este sentido la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA) le solicitó al Banco Central urgente tratamiento y atención a los petitorios realizados desde la institución, ya que ha recibido centenares de consultas de importadores desde la publicación de la citada comunicación, la cual trajo mucha incertidumbre en todo el sector.

En consecuencia, el BCRA comunicó a la Camára que se encuentran trabajando en medidas y cambios que morigeren y/o flexibilicen el impacto de la Comunicación "A" 6818 (parcialmente aliviada por la Comunicación "A" 6825 para Bienes de Capital).

"Entendemos que en el transcurso del presente mes surgirán medidas positivas que permitirán volver a retomar el normal desempeño y planificación de los flujos de importación"

Algunos aspectos planteados por la CIRA fueron los siguientes:

En relación al Artículo 4.2 inciso "d" (Requisitos de acceso para el pago anticipado de importaciones) se exige una DDJJ del importador (cliente de la entidad financiera) comprometiendo a este último a demostrar el registro del ingreso aduanero de los bienes dentro de los 90 días corridos a partir de la fecha de acceso al mercado local de cambios. A tal efecto, el plazo resulta insuficiente e imposible de cumplimentar toda vez que una mercadería no siempre se encuentra disponible en stock, lista para embarcar, sino que debe ser fabricada especialmente para cumplimentar la orden de compra del importador y los anticipos que se deben abonar forman parque del compromiso económico que este último toma con su proveedor en el exterior. Esta situación se agrava aún más si las mercaderías tienen como origen algún país del continente asiático, donde el tiempo de tránsito de las mismas están en el orden de los 45/60 días.

Es por esta razón se solicitó extender el plazo de 90 días a 365 días, lo cual permitirá operar con normalidad y previsión a los importadores, dándole margen para tomar decisiones comerciales inteligentes y que minimicen los costos, los cuales al final de la cadena terminan pagando todos los consumidores.

En relación al Artículo 3.2.1 inciso "viii" (Requisitos de acceso para el pago de oficializaciones de importación comprendidas en el SEPAIMPO) se exige que el beneficiario del pago al exterior sea el proveedor. En la práctica habitual del comercio internacional el beneficiario del pago no siempre resulta ser el proveedor, y este último es quien indica al empresario argentino los datos de cuenta y todos los elementos para realizar el pago, según las prácticas comerciales entre privados.

Por eso la CIRA solicitó que se instrumente la posibilidad de incluir en la factura comercial una "instrucción de pago" donde el importador demuestre que el beneficiario del pago no es su proveedor, porque este último así se lo indicó formalmente, y donde consten los datos del nuevo beneficiario final.

En relación al Artículo 8 (Cancelación al exterior de deudas no comerciales) se solicitó una aclaración sobre lo que se considera una deuda "no comercial" y una deuda "financiera".

La CIRA considera dicho artículo "como impracticable y muy perjudicial para aquellos importadores que, por ejemplo, estén atravesando situaciones económicas dificultosas y que tengan la posibilidad de refinanciar sus deudas con proveedores en más de una oportunidad."