Reunión en el Timón Club

Cuál es el trabajo que se viene en materia ambiental para armadores y Prefectura

Tiene que ver con los desafíos para la implementación del Anexo 6 del Marpol, con reglas para prevenir la contaminación atmosférica. También el 1 de enero de 2020 se va a limitar el nivel de azufre en los combustibles de los buques, lo que traerá aparejado cambios para el sector. 

 

15.10.2019 13:19 | 

Participamos de la conferencia que realizó en el Timón Club el prefecto general, Miguel Humberto Bartorelli, sobre la contaminación proveniente de buques y el plan nacional de contingencias que llevan adelante, ya que la protección ambiental es uno de los cuatro pilares básicos de las funciones de la Prefectura Naval Argentina.

Su exposición hizo foco en el Convenio Internacional para prevenir la contaminación por los Buques (Marpol), que fue ratificado en el año 1992 por la Ley 24.089 en sus primeros 5 Anexos; y sobre todo se refirió a los desafíos que implica la incorporación ahora del Anexo 6 sobre contaminación atmosférica.

En cuanto al Convenio, cabe recordar que el Anexo 1 trata sobre las reglas para prevenir la contaminación por hidrocarburos; el Anexo 2 son reglas para prevenir la contaminación por sustancias nocivas líquidas transportadas a granel; Anexo 3 para prevenir la contaminación de sustancias perjudiciales transportadas por mar en bultos; Anexo 4 para evitar la contaminación por aguas sucias de los buques y Anexo 5 contiene las reglas para prevenir la contaminación por basura de los buques.

En tanto, el Protocolo de 1997 incorporó el Anexo 6 del Marpol, que entró en vigor en el año 2005 a nivel mundial, y se refiere a las reglas para prevenir la contaminación atmosférica ocasionada por los buques.

"Se trata del Anexo más complejo del Marpol en lo que respecta a prevención porque abarca distintos aspectos ya que son diversas la sustancias que pueden contaminar al medio ambiente y perjudicar la salud humana” explicó Bartorelli.

Hay que tener en cuenta que las sustancias que contaminan pueden ser provenientes de distintos lugares, ya sea de la combustión de motores en buques; o del transporte de algunos productos petroleros; por sustancias que agotan la capa de ozono; por citar algunos ejemplos.

Según recalcó poder ser parte del Anexo 6 es importante porque significa poder contribuir a la reducción del impacto sobre la calidad del aire y el calentamiento global, y unirse al grupo de naciones marítimas reguladas, ya que se asume el compromiso como obligación de no descargar emisiones contaminantes para la atmósfera.

En tal sentido, distintos organismos entre los acuales se encuentra la Prefectura, la Cancillería Argentina, entre otros, ya le dieron vía favorable al expediente, que pasó a la Secretaria Legal y Técnica con el objetivo de ser enviado al Congreso para ratificarse la Ley.

“Si nosotros somos un Estado parte aceptamos el compromiso de no descargar emisiones contaminantes, y lo podemos exigir a los otros países también, por ejemplo para que realicen una navegación con bajo contenido de azufre en nuestro país” agregó. 

Asimismo, las obligaciones que contempla el Anexo 6, se encuentran también vinculadas con disposiciones del Protocolo de Montreal y el Acuerdo de París,       -ratificado en el 2016-, en donde nuestro país por ejemplo se compromete a mantener y no sobrepasar 2 grados de temperatura promedio a nivel mundial de los valores pre industriales y tratar de llevarlos a 1,5; y otras responsabilidades como no superar para el 2030 los 480 millones de Tn de CO2.

Por otro lado, en lo referido a óxidos de nitrógeno, ya en el 2008 salió a través de la OMI el código técnico sobre los óxidos de nitrógeno, que brinda procedimientos obligatorios de prueba y permite a los fabricantes de motores limitar esas emisiones de óxidos. Bartorelli explicó que a medida que aumenta la temperatura en 100 grados en los motores, se cuadriplica la cantidad de óxido de nitrógeno, por lo cual hay un desafío para los diseñadores de lograr un régimen bajo con alta potencia en motores.

En cuanto al óxido de azufre, dijo que es otro tema importante porque el 1 de enero de 2020 próximo se va a limitar el azufre en los combustibles, que pasa al 0,5 por ciento (del 1,5 por ciento que hoy poseen). Al respecto comentó que realizaron averiguaciones a través de petroleras que proveen combustible a los buques y se concluyó que nuestro combustible es bajo en azufre, "con lo cual estamos en condiciones de cargar con 0,5 ” explicó. 

En cuanto a las sustancias que agotan la capa ozono dijo que existen 96 productos químicos identificados por el Protocolo de Montreal "muchos de los cuales por ejemplo se encuentran en refrigeración de buques; matafuegos, "por lo que se están cambiando los productos antiguos.”

Por útlimo, comentó que el Anexo 6 tiene como requisito para buques realizar un plan y tenerlo a bordo, con Índices de Eficiencia Energética, uso de mejores tecnologías para hacer eficiente el buque, para reducir energía, entre otros aspectos, que ya están presentando algunas empresas. Este plan -que deberán llevar los buques existentes y los nuevos- se basa en distintos parámetros como optimización de velocidad; el gobierno del buque; la cantidad de lastre adecuado; el uso del timón; el consumo de energía abordo; reglas que algunas ya se están aplicando.

También hizo mención a nuevas tecnologías innovadoras que se están utilizando para disminuir el gasto de energía y aumentar la potencia, como es el caso de los buques de GNL. Dijo que éstos si bien poseen una tecnología en la cual se reducen notablemente los gases de efecto invernadero y azufre, por otro lado tienen un problema respecto a la autonomía que poseen. Señaló como caso exitoso con GNL, el buque Francisco I de bandera uruguaya.