Los transportistas cordobeses reclaman medidas oficiales para revertir la crisis del sector

En medio de lo que definen como una “crisis terminal” para el sector, la Cámara de Empresarios del Autotransporte de Cargas de Córdoba (CEDAC) se manifestó hoy en la vía pública para llamar la atención de los estados nacional, provincial y municipal, el gremio de camioneros, proveedores, clientes y la sociedad en su conjunto. Se trata de una entidad asociada a la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC).

11.03.2019 15:21 | 

Desde CEDAC aseguran que en la actualidad no sólo la actividad dejó de ser rentable, sino que la combinación y acumulación de factores desfavorables llevaron directamente a la parálisis empresaria.

Según el registro de Cámara cordobesa, muchas de las empresas mantienen inactivas a parte de su flota de camiones a causa de la escasa actividad, y, aunque el número varía según el rubro, los porcentajes de caída oscilan entre el 20 y el 70 por ciento.

El incesante incremento de los combustibles -109% según la medición interanual-, y el desfasaje de precios entre las diferentes provincias son solo algunas de las cuestiones que conspiran de modo letal contra la actividad del sector.

A ello debe sumarse el constante aumento de los peajes y tasas fitosanitarias, lo que atenta contra la capacidad de reacción de las empresas que en muchos casos no llegan siquiera a actualizar la tarifa teniendo en cuenta esos incrementos.

Los representantes de CEDAC aseguran que la presión fiscal a la que están sometidos quienes se dedican al rubro vuelve real el hecho de que se transportan más impuestos que mercaderías. Según el análisis de la Cámara cordobesa, 40% de sus costos son impuestos.

Otro de los aspectos centrales de la manifestación tiene que ver con el elevado costo financiero.

Durante el reclamo, los transportistas reiteraron la necesidad imperiosa de disminuir la insostenible presión fiscal que enfrentan, que se normalice el precio del gasoil y se instrumente una moratoria que permita que la enorme cantidad de empresas que no pueden afrontar sus compromisos fiscales regularicen su situación.