A partir de la medianoche

El SOMU inicia una nueva medida de fuerza

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) sigue sin llegar a un acuerdo con la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA) ya que no aceptó ninguno de los convenios pactados con los otros gremios -con los que se comenzará a dialogar a partir de marzo-. Hoy a las 16 hs. finalizó la conciliación obligatoria; y se agrava el conflicto. Desde la FENA alertan acerca de un posible desabastecimiento de combustible en todo el país. 

30.01.2019 22:53 | 

Cabe destacar que la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Producción y Trabajo, finalizó hoy a las 16. Además, ayer se llevó a cabo una nueva reunión a la que asistieron representantes del Ministerio de Transporte, de la FENA y del SOMU con el objetivo de lograr alcanzar un acuerdo al conflicto iniciado por el Sindicato el 11 de enero, que puso al borde del desabastecimiento de combustible y de materias primas a la República Argentina.

La medida de fuerza que se inició días atrás, y se extendió por 5 días, comenzó sin reclamos previos. La FENA suscribió acuerdos con 7 de los 8 gremios que representan al personal embarcado en los buques de la Marina Mercante Argentina. El SOMU no participó ni firmó ningún pacto. Pese a ello, los afiliados a ese Sindicato percibieron la recomposición salarial pactada con 6 gremios.

Según explicó la FENA en un comunicado "Se trata de un sector en donde no existe informalidad, que percibe salarios muy superiores al promedio de nuestro país – las remuneraciones mensuales de los marineros en el tráfico marítimo y fluvial se encuentran entre los $ 80.000 y los $ 100.000, mientras que la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) en la Argentina se encuentra alrededor de los $ 33.000, y que cuenta con condiciones de trabajo muchos mejores que las de la gran mayoría de los trabajadores argentino. Por ejemplo, un tripulante de un buque dedicado al tráfico marítimo y fluvial trabaja 5 meses y percibe 13 salarios. Y pese a ello, y aun cuando les corresponde, por el rol que ocupan y por la calificación que tienen, pretenden cobrar sumas adicionales por tareas desarrolladas en su horario de trabajo."

Las posibles consecuencias que puede traer esta nueva medida de fuerza, que se agravan con el paso del tiempo, son:

a) Desabastecimiento de combustible: podría producirse un total desabastecimiento de combustible y de mercaderías de primera necesidad en todo el territorio argentino.

b) Afectación en los puertos: Se impide el normal ingreso y egreso de buques de carga, ya que para tal maniobra, en la gran mayoría del litoral marítimo y fluvial, son asistidos por remolcadores; cuya operatoria también se ve sensiblemente afectada por la demora que se produce cuando un buque debe ingresar a puerto fuera del horario de la jornada legal.

c) Turismo extranjero: Podría afectar el arribo a puerto de cruceros de bandera extranjera, especialmente en el Puerto de Buenos Aires, cuya estadía la tienen pautada previamente y una demora les causa importantes variaciones en el itinerario de sus viajes.

d) Peligro: en el caso de los buques que transportan productos inflamables exponen a peligros a la embarcación, a su tripulación y a las instalaciones aledañas.

e) Afectación a la economía nacional: perjudicando el normal desarrollo del comercio exterior, especialmente las commodities de carga a granel. Y en la importación, especialmente en el ingreso de contenedores.

f) Imagen país: Se produce un importante deterioro a la seriedad de la operatoria de los puertos argentinos que, en algunas ocasiones ha provocado que dichos buques no ingresen más a nuestros puertos.

g) Grave afectación económica: El costo de operación promedio de un buque es de 30.000 dólares diarios, los buques afectados hasta el momento son 70, supone un estimado de 2.000.000 de dólares diarios y en lo que va de la medida de fuerza (5 días) 10.500.000 de dólares, esto sin contar las pérdidas ocasionadas a las terminales portuarias y al comercio exterior e interior argentino.