Los capitanes de ultramar festejaron sus 100 años

"Celebramos nuestro ingreso al privilegiado grupo de las asociaciones sindicales argentinas centenarias" destacó Cap. Marcos Castro como presidente del gremio.

Al pronunciar un discurso alusivo a la fecha, dijo que se necesitan normas complementarias que permitan promover el ingreso de buques a la matrícula nacional y la construcción de buques en astilleros argentinos. También instó a lograr un "sindicalismo unido" que pueda compatibilizar la protesta con la propuesta. 

07.09.2018 18:10 | 

El jueves 6 septiembre el Centro de Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante celebró el centenario de su fundación en los Salones de Parque Norte. Allí, el titular del sindicato, capitán de ultramar Marcos Castro, hizo uso de la palabra y recordó a los fundadores del Centro y todos los que participaron a lo largo de su historia; como así también a todas las entidades amigas con las que el sindicato se ha relacionado en estos 100 años.

Como logros de la entidad remarcó que patrimonialmente pudo crecer y se ha consolidado, recalcó el rol de la caja compensadora "que tiene una incidencia cada vez mayor en la vida diaria de jubilados y pensionados; que la obra social brinda servicios de excelencia y que la actividad internacional alcanza niveles impensados para una organización de ese tamaño".  

En relación al futuro próximo consideró que son muy variados los desafíos que se presentan, y en tal sentido dijo que tienen una tarea "insoslayable" que está relacionada con la renovación de la dirigencia sindical. Castro recalcó con optimismo el rol que ocupa la juventud en el sindicato, "valiosa, con nuevas ideas y entusiasmo" que aseguran la subsistencia del Centro.

Al referirse al sector, si bien marcó como positivo las sanciones de las Leyes relacionadas con la industria naval y la marina mercante, advirtió que "sin embargo debo precisar que por causas de eventos e incalificables maniobras políticas estas Leyes han perdido gran parte de las bondades que aparecían en su aspecto original". 

Por eso, para el presidente del Centro de Capitanes "es necesario que junto con la buena voluntad de numerosos legisladores, y los distintos sectores involucrados aunemos nuestros esfuerzo para gestionar y obtener la sanción de nuevas normas complementarias que neutralicen los nocivos efectos de esas mutilaciones, y que promuevan el ingreso de buques a la matrícula nacional y la construcción de buques en astilleros argentinos." 

En tal sentido agregó, "debemos oponernos a la destrucción de la industria naval, no sólo porque significaría la eliminación de miles de puestos de trabajo, sino porque ocasionaría una pérdida tecnológica, industrial que luego será imposible que nuestro país recupere".

Por último se refirió a la unión sindical, como factor indispensable para lograr que los trabajadores "dejen de ser espectadores pasivos de las políticas desacertadas" y "pasen a participar activamente en el diseño y la construcción de un país para todos".

Al respecto explicó que hace pocos meses sellaron con el resto de los sindicatos marítimos un compromiso procurando la "unión necesaria" para afrontar la problemática actual, si bien falta profundizar esa comunión "somos optimistas acerca de que en no mucho tiempo vamos a poder alcanzar la necesaria cohesión, y hasta quizás en algún momento podamos formalizarla, lo que incrementaría nuestras fuerzas".

También contó que están en pleno proceso de renegociación de los Convenios Colectivos de Trabajo con la Federación Naviera Argentina con la finalidad de reducir costos estructurales. 

"Esto es sumamente difícil, principalmente por la gravosa carga tributaria que el propio Estado impone, pero debemos pensar que nosotros somos propios custodios de nuestros puestos de trabajo, y aunque mucho nos duela, preferimos adoptar todas aquellas medidas que sean necesarias de forma voluntaria para proteger y si es posible aumentar nuestros empleos."

Sobre crecimiento en el empleo dijo que "por el momento la casi excluyente posibilidad radica en poder captar, a expensas de otras banderas, tráficos como el de cereales, y algunos otros como el comercio bilateral con Brasil.  Pero para ello indicó que "será necesario implementar un nuevo Convenio Colectivo de Trabajo, que sea competitivo frente a la tripulación extranjera, ahí hay que dirigir los esfuerzos" remató.

Finalmente consideró que el Gobierno nacional tiene que cambiar su política, en el sentido de que se decida a priorizar a los buques argentinos; y también que cese en su "nefasta" intención de abrir el ingreso a la Unión Europea, "porque estamos cediendo todo a cambio de nada y la vamos a pelear."    

Respecto al contexto económico y político actual, finalizó diciendo que el horizonte muestra "nubarrones preocupantes".