Una obra que posiciona a Quequén como uno de los principales puertos graneleros de la Argentina

Estuvimos en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en el acto de firma de contrato comercial celebrado entre el consorcio de Puerto Quequén y la empresa belga Jan de Nul N.V. que resultó ser la adjudicataria de la obra de profundización a 50 pies en esa terminal portuaria, como así también del mantenimiento a  siete años. Se trata de un proyecto que viene de años atrás y trasciende gestiones. Los trabajos comenzarán en octubre.

 

04.06.2018 12:11 | 

El pasado viernes 1 de mayo se firmó con la empresa belga Jan de Nul el contrato para la obra de dragado de profundización del Puerto de Quequén  y mantenimiento por los próximos siete años. 

Con la concreción de este acuerdo se da un giro histórico en las condiciones de infraestructura pública, y también en la manera de encarar las obras que resulta novedoso para el sector portuario argentino porque es el fruto de una licitación que llevó cinco años de proceso y se inició con el fondeo de un fideicomiso por parte del sector exportador (con el aporte de un dólar x exportador) que fue creciendo en recursos.

Cabe destacar además que la oferta ganadora vino acompañada de un financiamiento por parte de dos bancos, Macro y Santander, quienes apoyaron la iniciativa con un crédito de 40 millones de dólares, a tasa fija en dólares del 7 por ciento aprox. “con lo cual superó la expectativa para la cual el consorcio había manejado el proyecto en base al flujo de fondos que se esperaba”, explicó el presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Dr. Arturo Rojas, quien resaltó que el puerto es pionero en llevar adelante una obra pública financiada por el aporte del sector privado y financiada por los bancos privados.

Durante el acto remarcó que "es un día histórico para Puerto Quequén, ya que acabamos de firmar el contrato que nos permitirá llevar adelante una de las obras más importantes desde la creación de nuestro puerto: la profundización a 50 pies; y tener el dragado por los próximos siete años”.

Según dijo poder contar con un puerto a cincuenta pies les va a permitir tener una mayor operatividad y previsibilidad, que se va traducir en más beneficios y mejores precios para los productores.

Finalmente agradeció a todos los que hicieron posible este proceso, sobre todo a la empresa por haber hecho “sus máximos esfuerzos” para cotizar lo que tiene que ver con la obra, ya que  por el dragado del mantenimiento por los próximos 7 año realizó una oferta del 27 por ciento por debajo del contrato anterior; y cotizó también la obra de profundización un 12 por ciento por debajo de las otras empresas competidoras.

“Eso marca que las empresas tuvieron que competir fuertemente en este proceso licitatorio, que fue transparente y contó con la sana competencia de las principales empresas de dragado del mundo”,  agregó. 

Luego el gerente de la empresa Jan de Nul para Argentina, Bob Michta, allí presente para firmar el contrato, también pronunció unas palabras alusivas y destacó que “por siete años hay seguridad de calado en el puerto de Quequén”; y por otro lado señaló que la obra de profundización va a abrir la puerta a “muchas más inversiones”.

“Esta es una obra que está completamente financiada por privados, lo que quiere decir que hoy se puede hacer inversiones en Argentina y tener una visión a largo plazo” aseguró. 

El acto contó con la participación del gerente general del consorcio del Puerto de Quequén, Ing. Mario Goicoechea; el coordinador económico, Dr. Fernando Ciancaglini; otros miembros del Directorio; gerentes de las terminales como así también referentes del sector agroexportador.