Qué pasa con el dragado en los puertos

Desde el Sindicato de Dragado y Balizamiento analizan un presente laboral complicado
 

01.03.2018 14:16 | 

Conversamos con el secretario adjunto del sindicato de Dragado y Balizamiento, Edgardo Muñoz,que ve con preocupación lo que está pasando.  "Por un lado el campo de dragado en Argentina requiere de una inversión fuerte para renovar equipos que hoy no se hace, y por el otro a los que quieren dragar tampoco se les ofrecen las condiciones. Entonces las empresas que están trabajando en los diferentes puertos están mirando lo que va a pasar con esta futura empresa de dragado pero mientras tanto las licitaciones no salen, se caen. Y a nosotros todo ésto nos complica con las fuentes de trabajo." 

Para el dirigente sindical la nueva empresa de dragado que estaría impulsando el Gobierno les abre una expectativa, si bien advirtió que ellos están mirando atentos qué es lo que va pasar con el tema personal. “Las empresas tienen muchos cuestionamientos, sobre todo en el tema del personal, por la cantidad y porque las herramientas que les ofrecen las consideran obsoletas. Ellos quieren operar con equipos de mayor tecnología. Por ejemplo, se está reparando la draga Córdoba, un equipo que ellos consideran como unidad de alto costo y con mucha tripulación.”

En ese sentido agregó que desde el sindicato están obligados a velar por las fuentes de trabajo “pero también ir a la aventura de transferir 150 personas para que echen luego a la mitad es un costo social que no estamos dispuestos a pagar” agregó,

Al hacer un análisis general dijo que el problema mayor es la falta de una verdadera política de dragado en el país; y marcó dos frentes que avanzan, por un lado el desarrollo de la tecnología hace que cada vez haya menos tripulantes, y por el otro la bandera de conveniencia donde tienen poca tripulación con las dragas extranjeras.

En síntesis, según su visión lamentablemente el Estado se desprende de una repartición centenaria porque no se hace la inversión y trae argumentos para realizar una privatización; pero tampoco pone las condiciones para que los puertos estén en condiciones y haya algo en manos argentinas que pueda equilibrar también en el valor del metro cúbico.

“Hoy los precios del metro cúbico lo manejan las empresas extranjeras. Si nosotros tuviéramos la desgracia de una inundación tendríamos que pagar fortunas para que nos saquen del problema¨ advirtió.  

Para finalizar se refirió a la Ley de Marina Mercante y de Industria Naval. Al respecto manifestó que “durante dos años la hemos discutido, y cuando se va a sancionar sacan lo interesante que es la parte impositiva. Si uno baja los impuestos va a aumentar la recaudación porque crecerá el tráfico y la carga.  Nosotros tenemos que bajar los costos, pero no en los salarios de los trabajadores, hay que bajar los costos de los impuestos para poder competir.”  

Respecto al sindicalismo frente al contexto descripto consideró que dentro del movimiento obrero “se tiene que dar una seria discusión acerca de qué queremos y hacia dónde vamos. Porque este es un Gobierno para pocos, donde los perjudicados son los que menos tienen, con salarios a la baja, y una producción que no levanta.”