Buscan mayor fluidez del comercio y desarrollo para la economía

En su política de ir hacia una Aduana más moderna, ayer se presentó el programa ORA - Operador de Riesgo Administrado- que plantea un cambio de paradigma, con un manejo integral del riesgo. 

23.06.2017 20:57 | 

Teniendo en cuenta que el mundo se enmarca en un Acuerdo de Facilitación del Comercio, donde existen nuevas herramientas tecnológicas y recursos para poder administrar información anticipada en la toma de decisiones, que permiten tener un mayor conocimiento de los operadores, y trazabilidad de cadenas logísticas; la Aduana Argentina se encuentra en este momento en un proceso de desarrollo e implementación del programa Operador de Riesgo Administrado (ORA), que implica una nueva alianza del organismo con los operadores. 

La idea es pasar de un control que estaba asociado al contacto directo; a uno que tiene más que ver con la gestión inteligente, la segmentación y selectividad de operadores. 

Bajo esta nueva gestión que encara la Aduana, donde ya se están implementando reglas de selectividad inteligente, se informó que hasta ahora lograron bajar un 49 por ciento de Canal Rojo en las operaciones de comercio exterior, y un 28 por ciento en las importaciones.

El plan de acción del ORA se sustenta en 4 pilares fundamentales: un nuevo modelo de selectividad, la segmentación de los operadores, la diversificación y modernización de los controles, y el ciclo completo del control y fiscalización.

¨Eso demanda una necesidad de mayor trabajo articulado entre el sector privado, los organismos de Estado, y la Aduana.¨ 

Para la aplicación del programa se busca potenciar también la experiencia del operador aduanero, pero jerarquizándolo, con mejores herramientas para que ejecute su acción.  ¨No se puede seguir manejando el modelo de la percepción, hay que pasar de un modelo de la intuición a la razón, que se logra con otras herramientas que pueden potenciar el trabajo, con gestión inteligente de la información.¨    

Por otro lado, en este nuevo proceso ¨la selectividad¨ se fija a través de tres pilares, que se sustentan en cada operación, y están relacionados con el tipo de operador, la mercadería, la modalidad operativa y la ruta.  

El modelo de segmentación tiene que ver con entender la cualidad de cada operador, ¨el gran desafío es generar indicadores que nos permiten analizar los datos duros¨.  

Según una simulación de una caso real que presentaron desde la Aduana, un operador que en el 2016 evidenció 263 canales rojos, por el mismo período hubiera recibido ahora 36 canales si se seguía en cambio el modelo de segmentación de la seguridad.

También citaron el ejemplo de una verificación habitual en el puerto de Buenos Aires, en una destinación que involucra un sólo contenedor, cuyo promedio es de 45 mil pesos. ¨Si se somete al nivel de selectividad de un operador que no tuvo resultados en su historia, estamos hablando de una merma de 10 millones de pesos en reducción de gastos¨. 

En cuanto a los integrantes del programa, más allá de los tradicionales que están registrados en la Aduana; hay otros actores del comercio exterior que también interesa ahora que estén en los registros, como ser los forwarders, traders, y otros que tienen una incidencia fundamental en el comercio pero hoy no poseen tratamiento ni relación.

Entre esos figurarían las cámaras comerciales, los bancos, los profesionales ¨que pueden sumar antecedentes y ser auxiliares con determinados estándares, que legitiman también las operaciones de comercio exterior. El tratamiento, la modalidad de pago, la carta de crédito, la cobranza documental, o la orden de pago tramitada por un banco, tienen una entidad que para nosotros es importante en este proceso.¨

Por último, la idea es fomentar una Aduana asociada también a las cadenas de valor.