Economías Regionales

Con la necesidad de fortalecer la vitivinicultura

Buscan solucionar los problemas estructurales y apoyar a pequeños y medianos productores vitícolas del Este de la provincia de Mendoza. Se comenzó con un trabajo de reconversión apuntado a mejorar la rentabilidad.

10.04.2017 13:00 | 

En el marco de un encuentro en Mendoza para potenciar y mejorar la infraestructura productiva vitivinícola de la provincia, esubsecretario de Desarrollo Territorial, Felipe Crespo, dependiente del Ministerio Agroindustria de la Nación, señaló que están llevando adelante un plan para la reconversión varietal que ya iniciaron el año pasado en la provincia de Catamarca, en el departamento de Tinogasta, y agregó que "se están usando recursos remanentes disponibles en la provincia que no habían podido ser ejecutados, en este caso son 24 millones de pesos que serán destinados para este proyecto".

A partir de este año, el Ministerio de Agroindustria cuenta bajo su órbita con Fondagro, un fondo de $1.700 millones para el fortalecimiento de las economías regionales de todo el país, de manera tal que se hagan inversiones en capital de trabajo, infraestructura y logística, calidad y agregado de valor en origen y mejorar la competitividad. Además, posibilitar el financiamiento a todos los productores tanto para los que tengan acceso al crédito como a los que no estén dentro del sistema bancario.

Sobre el Proyecto de Reconversión Vitícola

El proyecto apunta a mejorar la rentabilidad de pequeños productores vitícolas a través de un fondo rotatorio para pequeños productores que reconviertan su modelo de negocios de uvas rosadas poco demandadas y de bajo rendimiento a uvas de mayor calidad enológica con mercado creciente.

Adicionalmente se vinculara a dichos productores con bodegas referentes de su zona, para insertarlos de lleno en cadenas comerciales sustentables. Se aceptaran solo productores que tengan hasta 20 hectáreas en total, priorizando proyectos pertenecientes a jóvenes productores que vivan en el ámbito rural.

El fondo rotatorio por 24 millones de pesos financiará inversiones de reconversión varietal, riego mecanizado y malla antigranizo y será destinado a productores con 20 hectáreas en total, que quieran reconvertir hasta 2 hectáreas cada uno. Desde Agroindustria se está estudiando la posibilidad de ampliar este fondo con 45 millones de pesos más durante el transcurso del año.

Desde el Estado se financiara el 75 por ciento del proyecto quedando el 25 por ciento restante a cargo del productor y se espera que durante el primer año se reconviertan 1.000 hectáreas.

El productor contara con asistencia técnica del INTA y los Centros de Desarrollo Vitícola y el IDR.

A través de este proyecto, se pretende mejorar los ingresos de los pequeños viticultores al dotarlos de una estructura productiva más eficiente y un porcentaje de sus cultivos implantados con uvas varietales de mejor calidad enológica, con sistema de riego modernos y malla antigranizo además de vincularlos a cadenas comerciales sustentables a los fines de mejorar su rentabilidad y fomentar el arraigo.