Buenos Aires, Argentina
Mar, 25.Jul.2017 | 19:38 hs.
T:16 °C  H:77%
Staff

COLUMNISTAS

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Precios cuidados y exportaciones

 

06.03.2014  |  Dumont Diego  | 

 Desde ya hace unos años, es decir, antes de reconocerse oficialmente la elevada inflación, la hoy Secretaría de Comercio viene realizando algo que se conoce como  “control de precios” (lo que implica un reconocimiento implícito de que una mayor inflación existía).  
El “control de precios” consiste en un acuerdo entre el Estado y privados de diferentes sectores, sobre  el porcentaje y la periodicidad en que se incrementarán los precios. 
Los libros de Economía,  cuentan que es una herramienta tan válida como acotada. Los supermercados y el comercio no pueden bañarse en vaselina y que todo les resbale. En esta tregua hay que ir contra los problemas de fondo, en especial la inflación.  Si fuera fútbol, es como sacar resultados jugando mal. Tenés que aprovechar el envión para mejorar el juego porque si  insistís tarde o temprano se empieza a ver el fantasma de la “B”:   productos que mantienen su precio por unidad pero vienen en envase más chico (aumenta solapadamente el precio por cantidad), freno en la producción (oferta), faltante de productos (mayor demanda a oferta fija), etc. 
El Estado conoce estos problemas, y ayer por ejemplo, la Secretaría de Comercio publicó en el Boletín Oficial la Resolución 20/2014, estableciendo multas de hasta $38.462 por cada incumplimiento de precios acordados en el programa de “Precios Cuidados” (que sé que para vos es: Cuidado con los precios!!!).
Me parece sano y  buen punto de partida el reciente debut del nuevo índice de inflación, más cercano a la realidad, aunque por supuesto queda mucho por hacer en otras variables que se relacionan con este tema.
 
La exportación y los precios
 
Cuando las empresas exportan logrando un mejor precio en el exterior que en el país, pueden verse tentadas a retirar los productos de las góndolas y meterlos en un contenedor.  El Gobierno desalienta esto consiguiendo que a mayor oferta para el mercado local el precio baje, sobre todo en productos que no se pueden almacenar por mucho tiempo. Los caminos principales que elige el Estado son dos:
 
1.  1-   Disminuir el precio que obtiene el exportador en el exterior. ¿Cómo lo hace?. Fija “derechos de exportación” sobre el precio FOB (denominados informalmente “retenciones” por la forma en que se implementa en el sector agropecuario). Por ejemplo: la leche infantil paga 5%, (otros lácteos 0%), los porotos de soja 32%,  algunos corte de carne vacuna 15%,  carne porcina 5%, etc.
 
2.     2- Limitar la cantidad que puede ofrecer. Son los llamados “cupos de exportación”.  Por ejemplo, el Ministerio de Economía – mediante la oficina de la UCESCI (Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno)-, tiene el control de la cantidad exportable a través de la autorización -o no- de los ROE (Registro de Operaciones de Exportación), que son las declaraciones que hacen las empresas expresando su voluntad de exportar:
Lácteos: a través del ROE BLANCO. Los productos alcanzados son en teoría la leche, el queso y algunas preparaciones especiales como la leche modificada y el margarine cheese.  Desde el 1° de agosto de 2013 se empezó aplicar - sin norma de respaldo -  a toda la cadena láctea: yogurt y otros fermentados, lactosueros, manteca y otras materias grasas de la leche, lactosa, leche en polvo maternizada, dulce de leche, helados, caseína,  caseinatos, etc.
Granos y derivados: a través del ROE VERDE. En la actualidad, no hay mayores problemas en conseguirlo, pero son los productores los que se resisten a la venta, esperan un dólar más alto mientras almacenan en “silobolsas”. Hay que tener presente el alto porcentaje de retenciones mencionado (32%).
Carnes rojas: a través del ROE ROJO y la distribución de la Cuota Hilton. La Cuota Hilton es un cupo de importación a arancel especial que concede la Unión Europea  (a partir de la Ronda Tokio de 1979) a países productores y exportadores  de carne vacuna, para que estos puedan colocar a arancel preferencial carnes sin hueso de alta calidad. Cumplido el cupo, puede seguir exportándose bajo el arancel común. Argentina, que  posee un cupo de 29.500 toneladas, en el ciclo julio 2012 a junio 2013 exportó por 300 millones de dólares y dejó de exportar por 120 millones de dólares. En este nuevo ciclo que cierra en junio 2014 va por el mismo camino por séptimo año consecutivo. 
Esto no es positivo para el país ya que la incidencia de la Cuota Hilton en  el consumo per cápita de carne es relativamente insignificante, y por contrapartida, su exportación es estratégica para el país.
Cabe aclarar que los derechos de exportación transgreden las normas Mercosur ( Tratado de Asunción), pero hay un gran vacío a nivel OMC (que se preocupó más en las trabas a las importaciones). 
 
Si todo fuera tan fácil
 
Parece fácil para el  Estado mantener a raya los precios pero no lo es. Lo más difícil es  entender que a pesar de tener el control, la “espada de Damocles” puede caerle en cualquier momento  porque la sobreoferta local a precios no rentables o poco rentables desincentiva la inversión y destruye la industria. No puede apartarse jamás del delicado equilibrio entre precios accesibles locales y rentabilidad de las empresas.
 
 
  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Dumont Diego

 Despachante de Aduana. Especialista en Op. de Comercio Exterior (UNR)