Buenos Aires, Argentina
Mar, 25.Jul.2017 | 19:40 hs.
T:16 °C  H:77%
Staff

COLUMNISTAS

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

El Mercosur y la Industria Naval, un nuevo escenario se presenta

11.04.2011  |  Dr. Felipe Silva Ferreira  | 

La actividad de la industria de la construcción naval se considera, en los países donde existe, estratégica para los gobiernos. Y no sólo por la capacidad de generar empleo, sino también por la posibilidad de atraer grandes inversiones. En Brasil, dos factores apuntan a una expansión de su industria naval, sin precedentes en su historia, a saber: el descubrimiento de los yacimientos  pre-sal y la reanudación de la utilización de las hidrovías. 
Con respecto a las reservas  pre-sal, ni siquiera aún tenemos una comprensión clara de las posibilidades de exploración de barriles que las reservas ya identificadas puede generar, dado que el anuncio  hecho por los medios de comunicación  fue el descubrimiento en el área de un mega yacimiento en el área de Libra, que puede duplicar las reservas brasileiras. 
La reanudación del uso de las  hidrovias  es un tema recurrente en las discusiones y reuniones que tratan sobre los problemas logísticos de Brasil, y, dígase, no pasa desapercibido a los ojos de la Secretaría Especial de Puertos (SPE).
Hemos defendido inclusive que  Brasil, con sus 4000 km de costas navegables y miles de kilómetros de vías fluviales, no puede ser rehén del transporte modal por carretera,  necesitando  estudios urgentes para identificar cuál es el mejor uso que puede dar a nuestras hidrovías. 
Debido a estos factores, creemos que la demanda de embarcaciones  de apoyo, petroleros, sondas, plataformas petroleras, buques que transporten petróleo, gas y graneleros, no van a dejar de crecer.
Sabemos que la industria naviera en Brasil ya está bien estructurada y cuenta con tecnología avanzada.  Sin embargo, entendemos que para cumplir con los pedidos que se harán en los próximos años, será necesario que algunas partes y servicios sean proporcionados por otros países. Por lo tanto, surge la pregunta: ¿por qué no incluir a los países del Mercosur como aliados en esta tarea?
Vale decir que el fortalecimiento del Mercosur es un factor determinante para el desarrollo de la región. Actualmente, Brasil es el centro del desarrollo industrial del bloque y cabe a nuestro país la posición de liderar el crecimiento de sectores de las economías que generan un gran número de empleos directos e indirectos. 
Por lo tanto, es crucial que las reuniones de negociaciones entre los representantes de los países del Mercosur sean cada vez más frecuentes para que nuevas normas jurídicas y directivas económicas sean acordadas e implementadas con el objetivo de permitir  un efectivo flujo libre  de bienes y servicios  entre países del bloque.
Es frente a este escenario que la iniciativa de los países del Mercosur, especialmente Brasil, Uruguay y Argentina  para iniciar  tratativas para que  los proveedores de piezas y servicios de estos dos países puedan participar en el mercado naval brasileño, es especialmente  bienvenida. 
Desde el principio hemos seguido muy de cerca los esfuerzos que estos Estados  han  emprendido para hacer esto una realidad.  Reuniones de trabajo entre los organismos gubernamentales en estos países, misiones comerciales, reuniones de negocios, con la participación de la iniciativa privada y del  poder público,  dan el tono de los progresos hechos en los últimos años.
Hoy, Argentina  tiene intereses específicos en participar en el mercado que ofrece  la industria naval brasileña. Sabe, sin embargo, que hay que aprovechar y desarrollar  lo antes posible sus industrias y proveedores de servicios relacionados con el área naval.
En Argentina, los movimientos  de los sectores de la industria naval privada (liderados por la activa ABIN - Asociación Bonaerense de la Industria Naval-)  no han medido los esfuerzos para intentar negociar y elaborar  un texto de un acuerdo internacional entre los países del Mercosur, con el fin de crear un mercado y la cooperación mutua en región. 
Si se pudiese arribar a acuerdos marco entre ambos países, se facilitaría significativamente la participación en la industria naval argentina en el mercado brasileño, muy en especial si los productos y servicios producidos en éste País puedan ser considerados en Brasil como los nacionales dado su origen “Mercosur”.
Defensores que somos de la participación de los proveedores de la industria  y los servicios que pertenecen a nuestros vecinos en las órdenes al Mercosur de la industria naval en Brasil,  sólo podemos alabar las iniciativas privadas y públicas a fin de lograr un verdadero mercado común,  al menos en lo que respecta a la industria naval.-


 

  • Imprimir
  • enviar
  • Disminuir tamaño texto
  • Aumentar tamaño texto
  • Compartir

Dr. Felipe Silva Ferreira

Abogado, socio del Estudio Emerenciano,  Baggio e Associados – Brasil (asociado al Estudio Arauz Castex, Bargalló Beade, Sánchez Clariá & Punte Abogados, en Argentina). 
Doctor en Derecho por la PUC / San Pablo, y  Vicepresidente de INEJ - Instituto Nacional de Estudios Jurídicos y Empresariales de Brasil.
Representante de la Asociación Bonaerense de la Industria Naval (ABIN) en Brasil y será uno de los conferencistas en el III ENCUENTRO INTERNACIONAL DE LA INDUSTRIA NAVAL – EINAVAL 2011 (4, 5 y 6 de mayo de 2011, Mar del Plata, Argentina – Mercosur / www.einaval.com / indusnaval@gmail.com).